Rana común ( Rana perezi )

Características morfológicas:

La rana verde común es un anfibio del Orden de los Anuros, grupo así denominado por la carencia de la cola característica del resto de anfibios. Dentro de los anuros es habitual la diferenciación de tres grandes grupos: los sapos, las pequeñas ranitas de San Antón y las ranas típicas, éstas últimas agrupadas en la familia de los ránidos, compuesta por ranas pardas y ranas verdes. El grupo de las ranas verdes de Europa es de confusa clasificación, dificultad a la que se añade la facilidad de hibridación que presenta algunas especies. Rana perezi, especie de distribución casi exclusivamente ibérica, fue considerada durante mucho tiempo una subespecie de otras ranas verdes, primero de la rana verde menor (Rana esculenta) y luego de la rana verde común (Rana ridibunda). En la actualidad, sin embargo, se acepta su consideración como especie diferente a las anteriores.La rana verde ibérica es una especie de pequeño tamaño. Sus aproximadamente siete centímetros de longitud la sitúan a caballo del resto de sus congéneres y las pequeñas ranitas de San Antón. En su estado adulto es difícil de confundir con el resto de ranas verdes de la península, pues su cabeza es grande y de hocico alargado, los ojos saltones y muy próximos entre sí, no presenta mancha temporal y los sacos vocales se sitúan en las comisuras de la boca.Su coloración es muy variable, de verdosa a parda y con manchas oscuras que oscilan entre el marrón y el negro. Las partes inferiores del animal son en cambio blanquecinas o grisáceas

Hábitat:

Se trata de una especie muy ligada al agua, pudiendo habitar cualquier tipo de medios de aguas quietas: charcas naturales, cursos lentos de agua, canales de regadío, estanques, fuentes, depósitos, etc., e incluso aguas con ciertos niveles de polución y salinidad, característica infrecuente en los anfibios. En las áreas más norteñas puede acomodarse a un periodo de reposo invernal, en los meses de noviembre a febrero. En áreas mediterráneas, al contrario, puede entrar en reposo durante el verano, especialmente si las condiciones meteorológicas provocan la desecación de sus hábitats.

Nidificación:

El periodo reproductor es variable pero suele realizarse en los meses de abril a mayo, dependiendo de la temperatura del agua. En esa época, es frecuente la formación de coro de machos, que lanzan sin cesar al aire su potente reclamo sonoro, utilizando como caja de resonancia los sacos vocales situados a ambos lados de la boca. La fecundación de los huevos es externa. El macho libera el esperma sobre paquetes de varios millares de huevos, a la vez que la hembra los deposita sobre la vegetación. Sin embargo, para ello, el macho se sujeta firmemente a la hembra simulando casi una cópula interna. La importancia de dicha sujeción es tal que los machos desarrollan durante las nupcias unas protuberancias en las patas anteriores, que no tienen más función que la de sujetar a la hembra firmemente por las axilas.

Distribución:

La distribución de la especie es principalmente ibérica. Fuera de la península puede encontrarse sólo en pequeñas áreas del sur de Francia. Las poblaciones de Baleares y Canarias podrían ser debidas a antiguas introducciones.

En las áreas mediterráneas de la península es una especie abundante, por lo que no figura en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. Sin embargo, al norte de la Cordillera Cantábrica su distribución se limita a las áreas más cálidas.

Se considera una especie abundante en Galicia, en Cantabria y en el extremo occidental del País Vasco. No obstante, ni en los ambientes más adecuados llegan a alcanzarse las densidades del área mediterránea peninsular. En Asturias se hace más rara y presenta una distribución muy irregular. Las mayores poblaciones se concentran en la costa, penetrando por los grandes ríos, hasta altitudes rara vez superiores a los seiscientos metros. No obstante, se han descrito poblaciones en área de montaña.

Sus poblaciones, muy ligadas al agua, se pueden ver afectadas por la desecación o alteración de sus enclaves reproductores, la contaminación de los cursos de agua o la explotación de sus poblaciones por parte del hombre, pues sus ancas constituyen un plato muy apreciado. Debido a su capacidad de hibridación, una de las principales amenazas es la introducción de cualquier especie próxima genéticamente

Volver a página anterior