Perdiz roja ( Alectoris rufa )

Características morfológicas:

El color general del cuerpo de la perdiz roja es marrón castaño con la zona ventral anterior grisáceo y la inferior leonada. La espalda, los flancos y el capirote son castaños. Posee una cara blanca enmarcada por una franja negra que va desde el pico y ojo hasta la garganta. Debajo de este collar negro, y extendiéndose por los laterales del cuello y parte del pecho, existe un área de mateado negra. Las plumas del costado presentan un dibujo formado por tres bandas (blanca, negra y marrón) y las caudales son rojizas. Por último, el pico, la carúncula del ojo y las patas son de tono rojo intenso. En lo referido a la alimentación los adultos son fundamentalmente vegetarianos (granos, hojas verdes, raíces, flores e insectos), mientras que los pollos basan su dieta en materia animal, principalmente en insectos. El plumaje de machos y hembras de perdiz roja es casi igual, por lo que la distinción del sexo se llevará a cabo mediante la observación de la existencia o no de espolones en las patas.

Hábitat:

La perdiz roja se encuentra firmemente asentada en gran parte del suroeste europeo, estando presente en Portugal, España, Francia e Italia. En nuestro país es una especie sedentaria que se distribuye por toda la península y Baleares desde el nivel del mar hasta los 2.500 metros de altitud. En los últimos años, en amplias áreas españolas se ha detectado una clara regresión de las poblaciones. A pesar de tratarse de un ave propia de llanuras cultivos, la patirroja es capaz de adaptarse a otros muchos hábitat. En primavera las perdices eligen las zonas cerealisticas, mientras que en verano cambian la cobertura arbustiva con los pastizales. Durante la crianza de los pollos opta por matorrales en contacto con arroyos manantiales. El invierno, época de presión cinegética, conduce a la perdiz a los espacios dotados con mayor cobertura vegetal

Biometría:

Longitud: 32 CMS.; envergadura: 50-55 CMS.; pesa 420-550 CMS.

Nidificación:

El nido lo realiza el macho con materiales vegetales en setos, lindes, cultivos de cereales y leguminosas, viñedos, matorrales y praderas. Como consecuencia de las modernas prácticas agrícolas, el éxito de la reproducción de este especie depende de la ubicación del nido. Alrededor de doce huevos constituyen la puesta, los cuales serán incubados entre 23 y 25 días. La eclosión en la zona norte de la Península Ibérica va desde la última quincena de junio a la ultima de julio. En el sur de España este periodo se extiende desde la segunda quincena de abril a la primera de julio. Los pollos, nidífugos, abandonan el nido al poco tiempo de nacer y forman con sus padres un grupo familiar hasta el invierno siguiente. La enfermedad de Newcastle, la viruela, aviar, la colibacilosis, la pasterelosis, la tuberculosis, la aspergilosis, la candidiasis y las parasitosis son algunas de las dolencias más importantes que sufre la perdiz roja.

Volver a página anterior