Lavandera blanca ( Motacilla alba )

Descripción:

El macho en verano tiene la nuca, garganta y pecho negros, con la frente y lados de la cara blancos; partes superiores grises, y las inferiores blancuzcas. En invierno, el negro de la garganta se torna blanco. La hembra y los jóvenes tienen la cabeza grisácea. Durante el invierno también es posible observar a la Lavandera Pía (Motacilla alba yarrelli), una subespecie británica que se diferencia por tener las partes superiores negras.

Hábitat:

Es una especie habitual en huertos, tierras de labor, prados, caminos, interior de los núcleos urbanos recorriendo calles, parques y jardines. A menudo se le observa cerca del agua.

Biometría:

Longitud: 11-12 CMS.; envergadura: 19-20 CMS.; iris 4 mm. castaño oscuro.

Costumbres:

La Lavandera Blanca casi siempre se encuentra recorriendo (a pasos no a saltos) caminos, eras, huertos, parques y jardines en busca de insectos. Al andar se desplaza realizando pequeñas carreras y moviendo la cabeza de atrás a delante, llevando la cola en posición horizontal. Cuando vuela emite constantemente un característico reclamo, el cual también puede ser emitido desde algún posadero, tales como tejados, rocas, muros... A menudo, las lavanderas se enfrentan por cuestiones de territorio, estas peleas son llevadas a cabo sólo por los machos (en ocasiones, las menos, también por las hembras), y estas disputas se ejecutan en el aire.

Nidificación:

Cría generalmente en tejados y cavidades de paredes, aunque también puede hacerlo en el suelo, bajo alguna planta, o en los árboles. Realiza de dos a tres puestas, que comienzan en abril y duran hasta agosto. Cada puesta consta de 4 a 6 huevos que son incubados durante 2 semanas. Al mes de haber nacido, las jóvenes lavanderas ya están en condiciones de abandonar el nido.

Movimientos migratorios:

Especie anual en sus territorios de cría.

Volver a página anterior