Mona de pascua

NOMBRE DEL PLATO: MONA DE PASCUA

ÉPOCA DE CONSUMO: INVIERNO

ANÉCDOTAS Y CURIOSIDADES:

Este dulce sin duda alguna sigue marcando la fecha de la Semana Santa, aunque hoy todo esta industrializado, antiguamente todo el proceso de elaboraciones era artesanal, y tanto el amasar como posteriormente darle forma a las monas se hacia en casa, llevándolas posteriormente al horno para su cocción.

INGREDIENTES:

3 Kg. de harina candeal

1 litro de leche

1/4 Kg. de azúcar

100 Gr. de levadura de panadería

12 huevos

1/4 litro de aceite

1 cucharada de canela molida

La raspadura de 2 limones

ELABORACIÓN

En un recipiente amplio preparamos la creciente, poniendo el litro de leche tibia, disolvemos 50 Gm. de levadura y se añade 1 Kg. de harina, lo mezclamos todo y se deja a reposar hasta que fermente y suba la masa, ( de 3 a 4 horas ).

Una vez hecha la creciente, ponemos en un recipiente mas grande nueve huevos enteros y tres yemas, lo batimos hasta que se disuelva la levadura, después se añade el azúcar, la raspadura de limón, la canela y la y la creciente que teníamos, se sigue mezclando y comenzamos a incorporar poco a poco la harina restante. Una vez amasado todo, nos untamos las manos de aceite y dejamos la superficie de la masa untada en aceite, para que no se endurezca y forme costra. Se tapa el recipiente con un paño y manta, para que la masa se mantenga lo mas caliente posible. Cuando haya fermentado durante unas cinco o seis horas aproximadamente, la masa habrá subido, entonces es cuando se saca y se vuelve a trabajar con las manos y se van haciendo panecillo pequeños redondos, se ponen en una llanda engrasada, lo suficientemente separados para que cuando crezcan no se peguen unos con otros, ya que normalmente doblan su tamaño una vez puestos en las llandas, y se vuelven a dejar que fermenten hasta que alcancen su tamaño final. Es entonces cuando batimos huevo y las pintamos y con unas tijeras se les hacen dos cortes en forma de cruz, se espolvorean con azúcar y algunas de ellas podemos ponerle en la parte alta un huevo duro sin pelar. Se meten al horno, que previamente habremos calentado y se cuecen hasta que queden doradas, se sacan y dejan enfriar en las llandas, una vez frías se despegan y ya están listas para comer.

Receta de: Antonio Hernández Illescas (Jefe de Cocina)

Volver a página anterior