Historia de Barinas

Datos geográficos

Vista de Barinas desde el Corazon de Jesús

Barinas es una aldea situada al Norte de la capital de Murcia, de la que dista 54 kilómetros. Presenta un relieve accidentado por su emplazamiento en la vertiente meridional de la Sierra de Barinas (854m.)  Se encuentra situada a 400 metros de altitud sobre el nivel del mar. La ocupación del suelo es de monte bajo, cultivos de secano y regadío, principalmente de captación de aguas subterráneas, que ocupan las zonas más deprimidas del territorio. La población de hecho es de 1.000 habitantes, ocupados preferentemente en la agricultura. El tipo de poblamiento es en concentrado principalmente. La población de Barinas muestra una evolución muy desigual a lo largo de estos decenios, ya que registra un aumento hasta 1970 y posteriormente inicia un descenso, y se vuelve a recuperar en los últimos años".

En cuanto a sus orígenes históricos, José Riquelme Salar, recoge las andanzas de un hombre, de apellido Alvarado, que llegado a España después de residir en Venezuela en los años 1810-1820, adquirió mediante subasta unas tierras de Realengo. Roturó el terreno y edificó una casa en ese paraje. Asentó a su familia en ella y puso encima de la puerta, en el alféizar, un nombre: Barinas, nombre de la ciudad venezolana en la que él vivió.

Esta ciudad venezolana, llamada también Barinas, fue fundada en 1576 por Juan Andrés Varela. Se sitúa junto al río Santo Domingo, desde cuyo punto comienza a ser navegable, poniéndola en comunicación con Ciudad Bolívar. De clima cálido, con una temperatura media de 28º. Cultivo de tabaco y cría de ganados. En 1908 contaba con 2.500 habitantes. En la actualidad cuenta con 153.630 habitantes, posee aeropuerto y es un importante centro turístico venezolano

Monumentos religiosos. Evolución

La original Ermita se hallaba en lo que ahora es la actual Iglesia. La componía la Ermita en sí y una sala anexa destinada a menesteres tan distintos como calabozo accidental y sala de velatorio de aquellos vecinos en cuyas casas no se les podía velar, bien por la lejanía del casco, bien por las condiciones de las mismas.

Data de 1885 la romería que traslada la Imagen de Nuestra Señora del Rosario desde Abanilla hasta la Ermita de Barinas, siendo proclamada entonces Patrona de la misma. Este acontecimiento tuvo lugar el día 20 de septiembre, razón por la cual, aun a pesar de no ser éste el día del Rosario, (ya que lo es el 7 de octubre), se adopta en Barinas como día de exaltación de la advocación del Rosario.

Hasta 1970 la Iglesia de Barinas tiene categoría de Iglesia Rectoral, constando como Iglesia Rectoral de Macisvenda-Barinas. A partir de esta fecha es elevada a parroquia, siendo en 1996 cuando la parroquia de Macisvenda se independiza Barinas.

El rector, D. Enrique Pardo Fuster, sacerdote en Barinas desde 1957 a 1963, impulsa el derribo de la Ermita para la posterior construcción de la actual iglesia parroquial. A fin de recaudar fondos para esta obra, dicho sacerdote, acompañado por el entonces alcalde-pedáneo, viajó a Madrid a solicitar subvenciones al ministro de Justicia, D. Ricardo Oreja, que fueron concedidas. En un segundo viaje a la capital de España, un donante anónimo dio espontáneamente una importante suma de dinero que sufragó en gran medida los últimos gastos de construcción. A todo esto habría que añadir, claro está, las donaciones efectuadas por otras instituciones y las realizadas por los vecinos.

También con este sacerdote se lleva a cabo la finalización y bendición del monumento al Sagrado Corazón de Jesús, concluido el 26 de diciembre de 1958, aunque su promotor fue, casi diez años antes, D. Manuel Guzmán Iniesta, Rector en Barinas desde julio de 1944 hasta mayo de 1949. El coste final de esta obra ascendió a 27.000 pesetas.

En 1908 se comienza la construcción del Cementerio por D. Antonio Marco Tovar. En un principio en este cementerio iban a recibir sepultura tanto los vecinos de Barinas como los de Macisvenda, si bien esto nunca fue así. Ciertos desencuentros entre D. Antonio Marco y el por entonces Obispo, provocan el retraso de la inauguración y bendición del Cementerio de Barinas hasta el 17 de enero de 1932, tal y como refleja la placa conmemorativa a su entrada. Actualmente el cementerio cuenta con una ampliación bendecida por D. José Manuel Molina Jiménez el 1 de noviembre de 1995, siendo presidente del patronato D. Diego Perea Perea.

Sólo se poseen datos de los sacerdotes con los que ha contado Barinas desde 1939, ya que los Libros Parroquiales se quemaron en la guerra civil española, volviéndose a abrir ese año. El primer Rector del que se tiene constancia a partir de esa fecha fue D. Antonio Ruiz E., que lo fue desde el 29 de agosto de 1939 al 12 de febrero de 1941. Desde entonces han pasado una treintena, siendo los más recientes D. Francisco Legaz, D. Pedro Canovas, D. Enrique Riquelme, D. Francisco Marín, D. Francisco Conesa, D. Juan José Castillo, D. Juan Ortín, D. José Manuel Molina y el actual, D. Salustiano Hernández.

Vista de la Iglesia con su torre restaurada

Fiestas

Vista de Barinas desde el puerto

Como se ha mencionado, las fiestas se celebran en honor a Nuestra Señora del Rosario, el 20 de septiembre.  La participación de los vecinos siempre ha sido muy importante para la recaudación de fondos, desde las actuales donaciones, hasta las tradicionales pujas de los bailes.

Estas pujas, que se celebran en Navidad para la obtención de fondos con vistas a las fiestas del año siguiente, consistían en subastar al mejor postor la pieza musical que tocaría la banda o conjunto. Como reconocidos organizadores de estas pujas podemos citar a José de Catalina y a Antonio el Venta. Aquél que por haber pujado más alto obtenía el baile, contaba con el derecho a abrir el mismo, eligiendo pareja, así como de decidir quién no podía bailar esa pieza musical.

Los días 20 y 21 se septiembre, la calle Virgen del Rosario quedaba repleta de puestos ambulantes. Niños y mayores disfrutaban con juegos como la cucaña (un postre engrasado por el que debía trepar al participante con el fin de conseguir el premio, que se hallaba en lo más alto y que consistía en un pollo o un jamón), la carrera de cintas (montado en bicicleta había que hacer pasar un palo a través de una pequeña anilla, carreras de sacos, etc.

A modo de anécdota, D. Valentín Tenza Marco, pedáneo entre los años 1955 y 1970, nos cuenta que las fiestas de 1955 costaron 3.000 pesetas, desglosándose los gastos del siguiente modo: 1.000 pesetas para la banda de música; 1.000 pesetas para los fuegos artificiales; 500 pesetas para los obreros y 500 pesetas para la iglesia. Teniendo en cuenta que sólo con la puja se recaudó ese año 3.200 pesetas, se consiguió un importante superávit.

Servicios públicos

Barinas cuenta con red eléctrica a partir de 1932. Antes de esa fecha se utilizaba la electricidad producida por un molino situado en la Rambla. También en ese año se construye la carretera.

En cuanto al agua potable, llega a Barinas a comienzo de la década de los setenta, siendo alcalde-pedáneo D. Antonio Hurtado Alvarado. Hasta esa fecha se obtenía agua de la Fuente de Barinas, de la Fuente de El Algarrobo o de la Fuente de la Higuera, (las cuales en la actualidad siguen manado su agua)

Por los años 1955-56 estuvieron de maestros, en las Escuelas Unitarias de Barinas, entre otros, D. Pedro Bermejo, D. Antonio Pacheco Atienza y Dña. Carmen (esposa de Antonio el Chirrín).

El Grupo Escolar se inaugura a principio de los setenta, casi al mismo tiempo que llega la centralita de teléfono a Barinas. Maestros recordados de este colegio son D. Patrocinio González, D. Juan Bautista Romero, D. Francisco, D. Vicente, D. Pedro Marco, D. Enrique, D. Rafael, Doña. Carmen.

El servicio de Correos lo desempeñó desde 1913 a 1952 D. Juan Manuel Lozano, al que siguió su hijo, D. Emérito Lozano. En la década de los sesenta se asfaltan en Barinas la calle de la Iglesia y la Carrera de la Virgen. En esta obra participaron todos los vecinos, que no dudaron en trabajar duro acarreando piedras para conseguir que sus calles fueran más transitables. A partir de 1955 Barinas cuenta con su primer policía municipal hijo del pueblo, el añorado D. Nicasio.

También existía, claro está, la figura del pregonero, que informaba a los vecinos de todos aquellos asuntos que resultaban de interés. Recordamos aquí a Antón el Sol, a Tomás el de los Títeres, personaje que llegó de fuera y que optó por asentarse en Barinas, a Damián Cagarrondas y a Camilo Narros, el último que desempeñó tal tarea antes de que se instalara el servicio de megafonía.

Entre los establecimientos comerciales más antiguos de Barinas se encuentran las panaderías de Carmelo Mula, de Antonia María Marco, de Anica Tovar, de Valentín. Las tiendas del Tío Puche y del Tío Félix, sí como los bares de Juan el Cojo, el Tío Juan el Chín, el Tío Juan de la Hoya, el Colorao, el Tío Benito, el de Anica Félix, el Mochuelo o la todavía abierta Casa Anica la Ronca. El Estanco, que data de antes de 1902. La carpintería de Juan Antonio Hervás. Las carnicerías de Pedro de El Cantón, de Enrique Judas, de Flores, de Tovar. Un taller de Juan el Chín, donde se hacían terrazos. Barberías de José Caravaca y la de Quico el Republicano. La ropa se compraba en Ramón el Alicantino. Catalina, en los corrales, vendía alpargates.

En esta aldea está situado el Restaurante "La Fuensantica" (Marisquería CASA FÉLIX), con salones para bodas, bautizos y comuniones, famoso dentro y fuera de nuestra Región.

Como recordatorio, nos queda mencionar a algunos, los más recientes, vecinos de Barinas que han ocupado el cargo de Alcalde-Pedáneo, entre ellos citamos a D. Antonio Hurtado Alvarado, D. Pedro Riquelme Valero, D. José Riquelme Riquelme, D. Antonio Felipe Martínez, D. Pascual Hurtado Ruiz, D. Elías Pacheco, D. José Hurtado Nicolás, D. José Lifante Carbonell, D. Salvador Pacheco y el actual D. Francisco Tovar Valero.

Datos demográficos y ocupacionales

AÑO

HABITANTES

FUENTE

1.848

55

Diccionario Geográfico-Histórico de España y sus posesiones en Ultramar, Pascual Madoz (1850)

1.908

667

Espasa Calpe, S.A. Madrid 1908

1.991

1.048

Censo de población de 1991 de la Región de Murcia. Edita Consejería de Fomento y Trabajo de la Comunidad Autónoma.

La población de Barinas ha evolucionado de forma desigual a través del tiempo.

El capacho, la agricultura y la siega en la vecina Mancha, ocuparon a gran parte de la población hasta bien entrada la década de los sesenta. A partir de este momento, y provocado en gran parte por el declive de la industria del esparto y la mecanización del campo manchego, comienza a producirse el fenómeno de la emigración, bien al Sur de Francia a las campañas de vendimia o a Alemania, bien a vecinas localidades de la provincia de Alicante y a otras ciudades. Actualmente, la ocupación de la población sigue siendo eminentemente la agricultura.

Entrada a Barinas desde Macisvenda