El pino doncel de la casa del alto

Vista del pino desde la casa del alto

Como observaremos a continuación y según la descripción de este tipo de pinos, su situación es muy rara el el lugar que se encuentra ubicado, dentro del termino municipal de Abanilla.

Como su nombre indica, el pino doncel, también llamado pino piñonero, pino real, pino manso, pino albar, es de la familia Pinaceae cuyo nombre científico es Pinus pinea.

Pino de talla media que puede sobrepasar los 25 metros de altura, con la corteza gruesa de color marrón rojizo. Tiene un tronco cilíndrico derecho y elevado. Copa redondeada, aparasolada. Hojas aciculares, gruesas, agrupadas de dos en dos, de 10 a 20 cm. de longitud, flexibles. Flores agrupadas en gran numero de espigas alargadas. Piñas gruesas, de 8 a 14 cm. de longitud. Pueden permanecer varios sobre el árbol. Su piñones con comestibles y están provistos de una cáscara dura que les permite mantener su fertilidad durante años.

El piñonero prefiere terrenos sueltos y arenosos, de naturaleza silícea, ocupando valles amplios y mesetas o llanuras, e incluso suelos pobres como las dunas. Se encuentra desde el  nivel del mar hasta los mil metros de altitud.

Prefiere vivir donde la precipitación supera los 400 milímetros aunque también lo encontramos en zonas con valores cerca de los 250 milímetros. Resiste la acción de los vientos, incluso cuando provienen del mar y están cargados de sales. En estos casos reducen su porte y presenta ramas muertas en las partes más expuestas que dan protección al resto del árbol.

En su área de distribución encontramos desde máximas superiores a los 40º hasta mínimas inferiores a los -15º, aunque casi siempre las temperaturas del mes mas frío superan los 0º.

Este pino tiene un temperamento robusto, de luz, viviendo en zonas de luminosidad intensa y adaptándose bien a vivir aislado. Para su desarrollo óptimo requiere estar espaciado para que así no entren en competencia sus sistemas radicales y es en estas condiciones en las que encontramos los mejores bosques productores de piñas al desarrollar ampliamente su copa.

Es una especie bien adaptada a los incendios forestales al disponer de una corteza gruesa y una copa alejada del suelo. Esto le permite que aunque el fuego pase por debajo suyo a menudo sobreviva, siendo quizás el pino más resistente del mediterráneo.

Se extiende espontáneamente por los países ribereños mediterráneos, avanzando hacia el oeste hasta Portugal. En la Península Ibérica se da bien en la meseta castellana (Valladolid, Segovia, Zamora y Ávila), en el suroeste peninsular, en el sureste de Castilla-La Mancha (Albacete y Cuenca). Las mejores masas se encuentran en el suroeste peninsular y en las provincias de Valladolid, Segovia y Madrid.

En nuestro país su principal aprovechamiento es la producción de piñones, que son comestibles y muy apreciados.