Cofradía Resucitado

"¿Porque buscáis entre los muertos al que vive?. No está aqui sino que resucitó. Lucas 24.6

A MODO DE HISTORIA

Alrededor de 1936, se celebro por última vez el acto del Encuentro, este acto que tiene ligar en la procesión del Domingo de Resurrección, había desaparecido.

Cuando las procesiones de Semana Santa fueron adquiriendo mayor desarrollo y participación, se planteo el poder recuperar este acto. Se propuso a la Cofradía Nuestro Padre Jesús Nazareno participar en la recuperación de este Acto del Encuentro siendo los portadores de la imagen de Jesús Resucitado.

En el año 1996 tuvo lugar el primer encuentro entre la Virgen y su hijo Jesús Resucitado. En este momento la imagen pertenecía a la parroquia de Fortuna que poseía dos imágenes. Por mediación del entonces párroco Don José Manuel pudimos traernos ese año la imagen; así fue ocurriendo en años sucesivos, hasta el año 1999 que un vecino de Barinas hizo una donación a la parroquia para comprar la actual imagen de Nuestro Resucitado.

La procesión de Domingo de Resurrección se ha engrandecido convirtiéndose en una manifestación alegre y de gran belleza.

El momento del encuentro es sobrecogedor y muy emotivo. Es tradición conceder el honor de quitar el velo de la Virgen cuando es llevada ante su hijo, a algún vecino/a de la localidad que haya vivido o viva en circunstancias difíciles o especiales.

Al año siguiente de comprarse la imagen del Resucitado la Cofradía Nuestro Padre Jesús Nazareno adquiere un trono, el cual fue restaurado y acondicionado para llevar dicha imagen.

Cada año al acabar la Procesión del Domingo de Resurrección el Resucitado, permanece en la iglesia, en el Altar Mayor, en el lugar para la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, hasta pasado Pentecostés como testimonio vivo del tiempo litúrgico.