ARROPE Y CALABAZATE

(DEL MOSTO DE LA UVA)

NOTA: En función del arrope que se precise se ha de disponer del mosto necesario, teniendo en cuenta que el volumen del líquido resultante es alrededor de 1/3 del volumen de mosto utilizado.

Componentes:

Para obtener una cantidad de unos ocho litros de arrope, se precisarían  alrededor de:

25 l de mosto y 100 g de matalahúga

Para el calabazate: 1 melón verdoso, 1 calabaza amarilla de unos 4 ó 5 kilos y 2 kilos  de membrillos

Elaboración:

 En una caldera de cobre bien limpia se vierte el mosto y se pone en ebullición durante una hora; se retira del fuego pasado ese tiempo y se reserva hasta pasadas 24 horas.

Se cortan en tajadas el melón, la calabaza y los membrillos, se limpian de pipas y piel, se lavan, se ponen en un baño de cal viva (1) y se reservan en dicho baño hasta pasadas 24 horas.

Pasadas las citadas 24 horas, se separa el mosto de sus impurezas, y ya limpio, se reserva en otro recipiente, quedando en el fondo de la caldera todas las impurezas, que se desechan. Se ha de limpiar bien la caldera y a ella se volverá a verter el mosto limpio con la matalahúga (2), que se colocará dentro de una bolsita de lienzo colgada de un asa de la propia caldera.

El calabazate se saca del baño en cal viva y le lava muy bien, hasta que no le queden residuos de cal.

Se pone la caldera al fuego y se hace hervir, en ese momento se le añade el calabazate ya limpio de cal y se ha de mantener el hervor hasta que todo el conjunto este perfectamente cocido (3).

1) El baño en cal viva endurece la textura de la fruta y hace que esté crujiente al comerla.

2) La matalahúga da un ligero toque anisado al arrope.

3) Para conocer el punto de cocción correcto se saca una cucharada de arrope en un plato llano y se deja enfriar, una vez frío se pasa el dedo dividiendo en dos el arrope del plato y, el surco realizado, se ha de mantener limpio, no juntándose las dos partes en que se ha dividido el arrope.

Volver a página anterior